La historia de Eva

Eva Ruiz Gómez fue arrestada bajo falso pretexto el 28 de septiembre de 2010, acusada del secuestro de su propio hijo, un delito grave, a pesar que en 2002 el Tribunal de Familias de Monterey le había otorgado plena custodia legal y física del niño, y permiso para mudarse a México con él.

Ese día de septiembre de 2010, su hijo fue sacado por la fuerza de la escuela Carmel Middle School por su padre biológico y un investigador de la Fiscalía sobre la base de una orden judicial conflictiva, y su paradero le fue ocultado a Eva durante 11 días.  Con la promesa de informarle dónde se hallaba su hijo, el investigador de la Fiscalía citó a Eva a un lugar en Salinas donde fué brutalmente arrestada bajo acusaciones falsas y llevada a la cárcel, dejando a su esposo Mailo con el bebé de 11 meses.

Desde el arresto de Eva, los cargos contra ella has sido modificados múltiples veces, varios jueces se han recusado, y el caso ha pasado por las manos de cuatro fiscales.  Eva se ha trasladado de Big Sur a Salinas, con su bebé a cuestas, más de 60 veces durante el último dos años a fin de comparecer ante la corte.  El caso de Eva es una injusticia atroz por parte de las autoridades civiles y judiciales, en que se ha violado su derecho al proceso de ley innumerables veces.

Eva y Mailo se mudaron a México con la familia en 2003.  Abrieron una hostería en San Miguel de Allende y tenían mucho éxito con el turismo.  Cuando la economía colapsó en 2008, se acabó el turismo estadounidense, y ellos cerraron la hostería y regresaron a trabajar en Monterey en 2009 donde tenían familia y relaciones establecidas.

Desde el día del arresto de Eva, las vidas de esta familia se han visto alteradas de forma irreversible.  Eva es pasible de prisión si la hallan culpable.  Como es de suponer, las reservas tanto financieras como emocionales de la familia están agotadas.  Poca gente sabe cuán caro es montar una defensa legal, aunque uno sea inocente.  Eva ha demostrado una enorme integridad personal y gran valentía al negarse a aceptar una sentencia negociada a pesar de la insistencia de las autoridades.

Así como suena de difícil la situación de Eva, hay esperanza:  Eva tiene un buen equipo a su favor (un abogado brillante, un investigador de primer nivel, y familiares y amigos que la apoyan), pero también hace falta dinero.  Todo el amor y el empeño no substituyen los fondos necesarios para una defensa legal efectiva.  Así que los Amigos de Eva Ruiz Gómez estamos haciendo lo que nos gustaría que nuestros amigos y vecinos hicieran si nosotros estuviéramos en dificultades, y lo que cualquiera de ustedes haría si se tratara de algún familiar.  Contamos la historia de Eva y pedimos ayuda de la comunidad.  Hemos organizado el Fondo de Defensa Legal de Eva Ruiz Gómez (Eva Ruiz Gomez Legal Defense Trust), y les pedimos su ayuda.

Por favor ayúdennos a recolectar los fondos necesarios para ayudar a Eva a defenderse y llevar esta historia a un final feliz.  Agradecemos mucho su contribución.